Loading...
Atópico

5 razones por las que las PyMEs en México fracasan

¿Sabías que, según datos del INEGI, más del 60% de las PyMEs en México fracasan antes de los primeros 5 años?

La mortalidad empresarial es un fenómeno presente en todas las economías del mundo, y si hablamos de las PyMEs en Mexico, se vuelve increíblemente alta, según la Investigación de Esperanza de Vida de los Negocios en México del INEGI en el 2015.

Porcentajes de mortalidad empresarial en México

Si hablamos de grandes empresas, México tiene uno de los niveles más bajos en Latinoamérica, siendo solamente el 0.3% de sus empresas, mientas que Bolivia tiene un 0.6%, Chile un 1%, El Salvador un 2.9% y Estados Unidos un 8.9%. Esto da evidencia de que algo está deteniendo el crecimiento de las PyMEs en México, ya que muy pocas logran crecer más allá del tamaño pequeño y mediano, y de que una gran parte de ellas cierra antes de lograrlo.

Según el Failure Institute, empresa dedicada a incrementar la esperanza de vida de los negocios, las PyMEs en México fracasan principalmente por estas cinco razones:

  1. Causas atribuibles al propio emprendedor. Es un hecho que los emprendedores siente que la educación recibida en la escuela los preparó para ser empleados más que para ser empresarios, además de no haber tomado las medidas necesarias para aprender lo requerido en lo que se refiere a crear y dirigir una empresa. Por otra parte, la falta de anticipación en el periodo durante el que la empresa no genera ingresos suele ser pernicioso e incluso la causa de quiebra de la mayoría de las empresas.
  2. Estimación incorrecta del tiempo y esfuerzo requerido. Al ser la primera vez para muchos emprendedores, es complejo estimar con exactitud los recursos, tiempos y esfuerzos que requerirá, siendo estas imprecisiones muy costosas para la empresa. Muchas de las PyMEs en México fracasaron incluso mucho antes de poder lanzar su producto al mercado
  3. Deficiencias en la estrategia. Se debe ser muy cuidadoso al decidir las prioridades y el mercado objetivo, así como donde se aplicarán los esfuerzos. Darle prioridad únicamente a los clientes mayoritarios, descuidando a los clientes pequeños, suele ser un error que se deriva de la falta de experiencia empresarial que se puede tener.
  4. Falta de habilidades para vender. Este es uno de los puntos más importante, si no es el más importante para evitar que tu PyME fracase, y muchas veces el que los emprendedores no le toman importancia. Independientemente del giro de la empresa, si deseas ser exitoso, saber vender es un requisito obligatorio. Vender es una habilidad insustituible que no podemos darnos el lujo de ignorar.
  5. Falta de habilidades sociales. Para realizar adecuadamente las funciones de dirección, gestionar recursos humanos y proyectos científicos, es necesario un mínimo de habilidades interpersonales para establecer relaciones sociales y formar equipos de trabajo de alta capacidad productiva e interactiva.

Por otra parte, los verdaderos emprendedores toman el fracaso como una simple piedra en el camino hacia el éxito. Ellos saben que deben aprender de sus errores y usar la experiencia para seguir adelante con una nueva idea.  El mundo se divide entre personas dispuestas  a fracasar y gente que fracasará sin saberlo porque nunca se dispuso a ello. Los primeros son los que, aun sabiendo que pueden perder, están dispuestos a fallar. Precisamente esta es la razón por la que suelen ganar.

Así que puedes seguir las siguientes recomendaciones para que tu PyME pueda tener un crecimiento largo y continuo:

  1. Mantén una continua preparación. Así como el ejercicio físico, la constancia es importante para mantenerse en forma y ser competitivo.
  2. Crea un plan de negocios realista. ¡No seas pretencioso! El principio de planeación es el mapa que te ayudará a trazar el camino a tus objetivos.
  3. Ten una visión global del mercado sin perder nunca de vista a tu mercado local.
  4. Atrévete a vender. Todo el mundo ya tiene el “no” como respuesta cuando no se atreve. Atrévete y te sorprenderás.
  5. Asociatividad: Esto implica que es necesario pensar que en un mundo económico no se está «solo y abandonado» y es por eso que es necesario comprender cuáles son las personas o empresas que están al rededor del negocio y hacerlos parte del «engranaje» completo.

Como dijo Mark Twain: “Dentro de veinte años estarás más decepcionado por las cosas que no hiciste que por las que hiciste. Así que suelta las amarras. Navega lejos del puerto seguro. Atrapa los vientos en tus velas. Explora. Sueña. Descubre”.

995 comments
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *